The research team led by Spaniard Juan Carlos Izpisúa develops chimera monkey embryos with human cells.

🇪🇸ES|El equipo de investigación liderado por el español Juan Carlos Izpisúa desarrolla embriones quimera de mono con células humanas. 

En los últimos años la investigación tisular se ha centrado en el trasplante de tejidos, la reprogramación de células humanas y la creación de modificaciones de embriones, pues el cultivo de células de una especie dentro de otro organismo de diferente especie puede suponer un avance en la comprensión del desarrollo del ser humano, el envejecimiento y la progresión de enfermedades, es decir, puede configurarse como una poderosa herramienta en el avance científico y médico. 

Siguiendo esta línea, investigadores españoles vuelven a marcar un hito histórico en materia científica del que toda la prensa nacional e internacional se hace eco. El equipo científico perteneciente al Salk Institute (La Jolla, EEUU) liderado por el científico español Juan Carlos Izpisúa Belmonte han logrado generar por primera vez embriones quiméricos de mono con células humanas para así conseguir entender mejor diversas patologías y hacer frente a la escasez de órganos donantes. 

Pero, ¿qué significa el término embriones quimera en biología? Cuando hablamos de quimera nos referimos a aquellos organismos generados tras la hibridación de células embrionarias de dos individuos distintos ya sea de la misma o distinta especie

Este estudio internacional publicado en la prestigiosa revista científica Cell recoge los resultados del cultivo ex vivo de embriones de mono con células humanas, es decir, han logrado inyectar hasta 25 células pluripotentes humanas (células madre) en un blastocito de primate, concretamente en Macaca fascicularis, asimismo esta quimera embrionaria ha logrado crecer durante al menos 20 días. Tras ello se identificaron a través de técnicas de trascriptómica diferentes vías de comunicación entre las células humanas y primates, comprobando además por medio de técnicas de inmunofluorescencia que las células madre humanas se integraban y sobrevivían con mayor eficacia que en los experimentos llevados a cabo anteriormente en porcinos. Estos resultados suponen una revolución científica pues ‘este trabajo es importante para ahondar en el conocimiento sobre la comunicación celular durante la embriogénesis y la evolución, así como para una variedad de aplicaciones en investigación y medicina regenerativa’, según ha explicado el investigador castellano-manchego Izpisúa Belmonte. 

No obstante, esta investigación ha provocado un dilema ético, a pesar de que los embriones se destruyeron tras 20 días de crecimiento. Uno de los grandes dilemas bioéticos es la utilización de animales para fines humanos, es decir, ¿se está sobrepasando o se sobrepasaría la ligera línea del bienestar animal? Tras la publicación de este artículo numerosos expertos científicos se han pronunciado al respecto, e incluso la propia revista Cell se ha visto obligada a publicar un artículo con las diferentes implicaciones éticas que supone este avance. 

Si desean conocer más acerca de esta investigación pueden acceder al artículo publicado en la revista Cell, o si lo prefieren pueden leer las siguientes notas de prensa publicadas: